Camino de San Marcial 24 31500
948 820 872

LA BAJADA DEL EURIBOR Y SUS CONSECUENCIAS PARA EL CONSUMIDOR.   ¿DEBE PAGARME EL BANCO SI MI INTERÉS ES NEGATIVO? 

LA BAJADA DEL EURIBOR Y SUS CONSECUENCIAS PARA EL CONSUMIDOR.  

¿DEBE PAGARME EL BANCO SI MI INTERÉS ES NEGATIVO? 

 

El EURIBOR, que se encuentra actualmente en un valor del -0,463%, se sitúa en su mínimo histórico. El índice, que ha estado decreciendo desde que se inició la crisis económica derivada del COVID-19, ha provocado una reducción en los ingresos de los bancos y, como consecuencia una baja rentabilidad, viéndose obligados a realizar fusiones con otras entidades para paliar esta situación.

Sin embargo, no todo son malas noticias, pues los deudores hipotecarios pueden verse beneficiados a través de una reducción de la cuota mensual, que variará en función del capital y del plazo de amortización, si su préstamo bancario regula un tipo de interés variable y es próxima su fecha de revisión.

Ahora bien, ¿Qué pasa si el Euribor continúa bajando y el tipo a aplicar a nuestro préstamo resulta negativo?  Lo más justo a nuestro parecer, sería que el banco aplicase este tipo negativo resarciendo a los clientes, entendiendo que debe darse cumplimiento a lo que se estipuló en el contrato. Sin embargo, resulta difícil pensar que serán las entidades bancarias quienes apliquen lo anterior de forma voluntaria, por lo que, en caso de darse esta situación, será necesario iniciar los trámites oportunos para su reclamación.

Por otro lado, debemos tener en cuenta que la aplicación de tipos negativos en ningún caso podrá darse en préstamos concedidos a partir de la Ley Hipotecaria de junio de 2019, que establece en su artículo 21.4. que en préstamos con un tipo de interés variable no podrá ser nunca negativo.

¿En qué más influye que el Euribor haya alcanzado niveles tan bajos? Debido a que el índice de referencia sigue disminuyendo, los bancos están optando por ofertar hipotecas con condiciones financieras mejoradas, ofreciendo un interés fijo reducido con el único objetivo de hacerlas atractivas para los posibles clientes.

¿Es mejor aferrarse a un interés fijo o arriesgar con un interés variable? Esta pregunta no tiene una respuesta que pueda aplicarse de forma universal. Evidentemente, debemos tener en cuenta que, si bien es cierto que ahora mismo los clientes con un interés variable están viéndose favorecidos por la situación, éstos mismos podrían verse perjudicados con unos intereses muy altos si el Euribor comienza a recuperarse y a crecer.

Por el contrario, unos intereses fijos garantizan una estabilidad financiera a lo largo de la vida del préstamo, lo que puede generar cierta tranquilidad para el cliente. En cambio, éste no podrá aprovecharse de situaciones de bajada del índice como la actual.

 

Desde el Bufete Iribarren Ribas, expertos en derecho bancario, nos ponemos a su disposición para resolver cualquier duda a través del teléfono de contacto 948820872 o a través de buefete@iribarrenribas.com

Utilizamos cookies para garantizar que tenga la mejor experiencia en nuestro sitio web.