Camino de San Marcial 24 31500
948 820 872

 IRPH. EL FALLO DEL TRIBUNAL SUPREMO: FALTA DE TRANSPARENCIA, PERO AUSENCIA DE ABUSIVIDAD

IRPH. EL FALLO DEL TRIBUNAL SUPREMO: FALTA DE TRANSPARENCIA, PERO AUSENCIA DE ABUSIVIDAD.  

 

El pasado 21 de octubre de 2020 se publicaba la nota de prensa en la que se pone de manifiesto el veredicto del Tribunal Supremo sobre la no transparencia de las cláusulas de interés variable IRPH por la falta de información otorgada al consumidor en relación a la evolución del índice en los dos años anteriores. Pese a esta falta de información, el Tribunal Supremo termina resolviendo, ante el asombro de todos, que no existe abusividad.

Y reiteramos, ante el asombro de todos, porque con esta resolución el Alto Tribunal deja atrás la conexión establecida entre la falta de transparencia y la abusividad, conexión que se refleja tanto en la normativa interna como en la europea, así como en sus propias sentencias dictadas con anterioridad.

Ya en el artículo 83 de la Ley General para la Defensa de Consumidores y Usuarios se fija que las condiciones incorporadas de modo no transparente en los contratos en perjuicio de los consumidores son nulas de pleno derecho. Y esto mismo es lo que se desprende del artículo 7 de la Ley de Condiciones Generales de la Contratación cuando establece que no quedarán incorporadas al contrato las condiciones generales que el cliente no haya tenido oportunidad real de conocer, de manera completa, al tiempo de la celebración del contrato y cuando éstas sean ilegibles, ambiguas, oscuras e incomprensibles.

Como ya hemos adelantado, el Alto Tribunal contradice sus propias resoluciones en las que resuelve sobre las tan conocidas cláusulas suelo, en las cuales ha instaurado que dicha cláusula resulta nula por no pasar un doble filtro de transparencia basado en estudiar si las condiciones generales de los contratos de adhesión superan un control de transparencia “sustancial” o de “comprensión real”, además de los tradicionales controles de incorporación o abusividad del contenido. De hecho, esta fue la principal aportación de la Sentencia del Tribunal Supremo de 9 de mayo de 2013.

Pero es que, además, el Supremo va un paso más allá resolviendo incluso en contra de la jurisprudencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, quien en muchas ocasiones ha mencionado que las cláusulas contenidas en un contrato de adhesión son nulas si no superan el control de transparencia. Así pues, cabe citar aquí la Sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea de 21 de diciembre de 2016 en la que argumenta:

(..) este respecto, el Tribunal de Justicia ha declarado que reviste una importancia fundamental para el consumidor disponer, antes de la celebración de un contrato, de información sobre las condiciones contractuales y las consecuencias de dicha celebración.” 

Cabe destacar que es el propio Javier Orduña, ex magistrado del Tribunal Supremo, quien, en un artículo de IRPH publicado el 8 de mayo de 2020 en Confilegal, afirmaba que resulta inviable desnaturalizar el control de transparencia con el artificio de argumentar que cabe la existencia de una falta de transparencia que, no obstante, no tenga transcendencia por no ser, a su vez, abusiva. Y termina concluyendo que “la falta de transparencia comporta de forma necesaria y directa el juicio de abusividad, no necesita de un posterior juicio de falta de contenido (desequilibro de prestaciones)”.

En vistas a lo anterior y ante las contradicciones ya citadas, parece que el Tribunal Supremo va a tener que dar numerosas explicaciones sobre este nuevo fallo que perjudica a los consumidores que tuvieron que pagar un precio final más caro por su préstamo hipotecario debido a la falta de información.»

Por todo lo anterior, si usted también dispone de un préstamo hipotecario y quiere saber si puede reclamar, no dude en contactar con nosotros a través del teléfono de contacto 948820872 o del email bufete@iribarrenribas.com

Utilizamos cookies para garantizar que tenga la mejor experiencia en nuestro sitio web.