Camino de San Marcial 24 31500
948 820 872

EL EURIBOR PERMANECERÁ NEGATIVO HASTA 2030

EL EURIBOR PERMANECERÁ NEGATIVO HASTA 2030 SEGÚN LAS PREVISIONES, ¿CÓMO INFLUYE EN EL COMPORTAMIENTO DE LOS BANCOS A LA HORA DE GESTIONAR LOS PRÉSTAMOS HIPOTECARIOS? 

Las previsiones del sector no son buenas respecto al Euribor. Los expertos aseguran que, debido a la crisis económica, el índice permanecerá en negativo hasta el año 2030. Las entidades bancarias, en la búsqueda de una solución, han optado por realizar hipotecas con intereses fijos reducidos haciendo ver que, para el consumidor, es la mejor opción y también la más segura. Pero ¿es realmente así?

Tal y como están las cosas, contratar un préstamo hipotecario con un interés fijo, por muy pequeño que sea, supone renunciar a unos intereses más bajos durante un período mínimo de diez años, y por ende, pagar una cantidad total muy superior a la que obtendríamos si se estipula un interés de tipo variable.

En términos económicos, podría decirse que un consumidor que contrató la mejor hipoteca a un interés fijo hace cinco años, habrá pagado una media de 4.000 euros más que si hubiese optado por la mejor hipoteca variable del mercado.

A título ejemplificativo, imaginen que quieren contratar una hipoteca de 150.000 euros a 20 años:

Aplicando un tipo variable de Euribor más un diferencial de 0,89%, obtendríamos como resultado un tipo de interés total que no llegaría al 0,50%, lo que supondría una cuota de unos 660 euros al mes y un coste total de, alrededor, 10.000 euros.

Sin embargo, aplicando un tipo fijo de 1,50%, obtendríamos una cuota mensual de 720 euros y el coste total llegaría a alcanzar los 23.700 euros.

Como pueden observar, la diferencia entre ambos tipos de hipoteca es abismal. De hecho, el resultado que obtenemos es que la de interés a tipo fijo duplica en coste total a la de interés variable, por lo que, desde luego, NO ES LA MEJOR OPCIÓN.

Además de intentar persuadir a los consumidores con tipos fijos, las entidades bancarias, para paliar la situación provocada por la bajada progresiva del Euribor, están realizando novaciones en los contratos hipotecarios aplicando la denominada «cláusula cero», una cláusula que actúa como límite fijado por el banco cuando el tipo de interés en las hipotecas es variable y que entraría en funcionamiento únicamente cuando la suma del índice de referencia (Euribor) más el diferencial de como resultado un valor en negativo.

Así, en una hipoteca con un interés variable de 0,35% obtendríamos el siguiente resultado: Euribor (-0,47) + 0,35 = – 0,12%. Sin embargo, el banco, aplicando la referida «cláusula cero», seguiría aplicando un 0%, de forma que el deudor únicamente pagaría el capital del préstamo.

Desde Bufete Iribarren Ribas entendemos que esta opción no tiene cabida. Si el resultado de adicionar el índice de referencia al diferencial estipulado da como resultado un valor inferior a 0%, es la entidad bancaria quien debe resarcir al cliente abonándole la cantidad correspondiente, pudiendo el consumidor, en caso contrario, iniciar la reclamación oportuna contra la misma.

Por último y aunque ya lo hemos comentado en otras ocasiones, puede que su préstamo hipotecario se haya visto afectado por la tan conocida «cláusula suelo», estableciendo un límite a la variación del tipo de interés que hace que el consumidor siga pagando de más aunque el interés variable sea inferior al porcentaje estipulado. Recordemos que estas cláusulas ya se declararon abusivas por causar un desequilibrio entre los derechos y obligaciones de las partes contratantes.  Para evitar las reclamaciones judiciales derivadas de estas cláusulas limitativas del tipo de interés, los bancos realizaron una serie de acuerdos con los prestatarios ofreciéndoles unas nuevas condiciones que, en vista a la jurisprudencia actual, también resultan abusivos por carecer de transparencia haciendo renunciar a los clientes a una posible reclamación judicial sin ofrecer ningún tipo de información acerca de lo que, a través de la vía judicial, podía reclamar.

 

Por todo lo anterior, si usted también dispone de un préstamo hipotecario y quiere saber si puede reclamar, no dude en contactar con nosotros a través del teléfono de contacto 948820872 o del email bufete@iribarrenribas.com

Utilizamos cookies para garantizar que tenga la mejor experiencia en nuestro sitio web.